Domingo, 01 de junio de 2008
20080530215555-leute.gif

 

Las razas y las lenguas se confunden en nuestra vida cotidiana. Ellos sacrifican su familia por el «derecho» de nuestras familias a cuidar los abuelos por poco dinero y dejando en manos de otros las caricias y las molestias. Con esta diversidad de lenguas, hay personas que trabajan y echan horas mal pagadas. Ellas callan sometidas a la esclavitud sexual, para que a algunas se les llene la boca de defender un feminismo que sólo entiende de los privilegios de las mujeres con aspiraciones a ministra. Ellos mismos nos han dejado sus testimonios, con nombre cambiado por seguridad, pero no por ello son menos reales sus experiencias. Por una vez, escuchemos su voz... y que, de ahora en adelante, ellos y nosotros nos unamos en una lucha solidaria para que haya justicia para todos los hombres.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todos ellos han tenido que esperar largas colas en las oficinas de la administración pública que dicen estar para resolver sus problemas.

Los inmigrantes en Estados Unidos y muchos paises son responsables de una gran parte del crecimiento de los últimos cinco años; han financiado nuestro superávit y son contribuyentes netos en todas las facetas del gasto público; han detenido el declive demográfico de nuestro país; mantienen la inflación a raya cobrando un tercio menos que otras personas.

Siguiendo con el tópico desarrollado con la entrada “Que Haria Maquiavelo”, vamos a analizar la historia empresarial de uno de los managers mas controversiales y odiados de Norteamerica: el hombre en cuestión no es otro que Albert “Motosierra” Dunlap

“No estamos en los negocios para gustar a la gente. Si quieres un amigo, cómprate un perro». Palabra de Albert J. Dunlap, 59 años, que se ha ganado el apodo de «Motosierra» por el tipo de trabajo que hace: despide a la gente
Por ejemplo, sólo le hicieron falta cuatro meses al frente de Sunbeam -una empresa dedicada a los electrodomésticos- para despedir al 50% de la plantilla. 6.000 empleados en la calle, ocho fábricas cerradas de golpe.


«Motosierra» clavó sus dientes sobre Sunbeam cuando su anterior presidente, Roger W. Schipke, renunció después de quince meses de resultados negativos.
«Le deberían llamar Al Nuclear», señalaba un analista de Wall Street tras conocerse los despidos de Sunbeam. «La cuestión está en saber si lo que realmente ha arrancado es el corazón de la empresa; el tiempo lo dirá».
Las drásticas soluciones de Dunlap siembran el pánico y una dudosa admiración.


Para él, lo importante son los resultados: American Can, Consolidated Press Holdings y, más recientemente, la compañía papelera Scott componen su currículum de empresas saneadas a golpe de serrucho.
Ha llegado a bautizar un verbo: «dunlapear», que significa «extraer de las personas lo mejor y eliminar lo peor de los empleados».


En el punto más alto de su particular altar, coloca al accionista. «Tu objetivo es hacer dinero para los propietarios, no para el presidente o los miembros del consejo de administración».

Cuenta en su autobiografía que procede de una familia muy humilde de Hoboken, Nueva Jersey. Su madre era empleada de las tiendas de «todo a cien», y su padre, un estibador que frecuentemente era despedido (oops). Esta infancia llena de tristezas le convirtió en un salvador de compañías, y por eso él es muy sensible al dolor que sienten los empleados que despide.

Cuando su madre Mildred Dunlap murió, Albert no fue al entierro. Tampoco le vieron por allí cuando falleció su padre. Hace tres años, Denise le pidió ayuda para Carolyn, su hija de 20 años que padecía leucemia y estaba a punto de morir. Albert respondió que no contara con él.

La ex esposa de Dunlap también le acusa de ser un hombre cruel. Le dejó una pensión semanal de dolares , el hijo se pagó los estudios universitarios trabajando y ahora reniega del padre.
Dunlap hace oídos sordos. «Las críticas son el precio del liderazgo», afirma.

 

» MARTA

era diplomada superior en su país, Nicaragua. Cuando fue ilegalmente a Estados Unidos, los hijos de una anciana la contrataron para cuidar de su madre todo el día (incluida la noche) excepto de 9 a 13 h. Es decir, trabaja 20 horas diarias. Está interna en la casa, pero no tiene habitación propia, duerme en un sofá-cama que debe recoger todos los días, siendo así consciente de lo provisional de su trabajo. Los hijos de la anciana a la que cuida la desprecian con comentarios sobre su origen y la cantidad de personas que podrían sustituirla en su trabajo. En Estados Unidos hay muchos imigrantes que realizan sus trabajos a escondidas, empleos que otras personas no realizan y sus empleadores saben que son ilegales y aprovechan esta situacion para explotarlos.

ALBERT, trabajaba en una empresa en pleno crecimiento, luego de un año de trabajo contratado, con mucho esfuerzo, logro quedar fijo en un cargo dentro de la organizacion, era su premio, el contaba con ese empleo ya que tenia muchos planes y proyectos a futuro, pero un socio de la empresa, logro engañarlo prometiendole superar sus ganancias, pero claro, sin decirle nada concreto, ya que esa persona sabia que no podia pagarle todo lo que Albert tenia como beneficios y ganancia por su trabajo, valiendose de su habilidad para engañar y Albert queriendo superar sus ganacias acepto el reto y fue a trabajar a otra empresa asociada al trabajo donde el laboraba, luego de muchos meses trabajando con dedicacion, se dio cuenta que todos cobraban sus beneficios extras, pero a el no lo tomaban en cuenta, cada semana reclamaba, pero la habilidad del socio para engar, lo hizo esperar y esperar. Lamentablemente, Albert debio renunciar y perdio todos los beneficios que habia adquirido antes de cambiarse a trabajar con este socio. Ejemplos como este hay muchos en nuestros paises, empleadores aprovechandose de su cargo, manipulan a sus empleados, los engañan, se rien de ellos y todavia tienen la voluntad de juzgarlos cuando estos toman alguna defenza, llegando estos socios a querer convencer a los demas que era incluso un ladron. Pues tarde o temprano la justicia les llega.

 

» ANA

es una madre argentina de dos hijos, uno de los cuales se quedó en España cuando ella regreso a su pais. Por intermediación de contratistas ha tenido varios trabajos en alguno de los cuales ha padecido acoso laboral por parte de su patrón. Cuando se ha quejado a la contratista le han dicho que tiene que aguantar, que así son las cosas. Perdió la custodia de un hijo y sufrio muchas crisis en la que por no tener trabajo tuvo que quedarse en la calle. Ana empieza a apuntar signos de desequilibrio mental: suspicacia permanente, agresividad, desconfianza…

 

» IVANA

es una mujer polaca que cuida a una anciana y vive angustiada porque el Gobierno ha dictado orden de expulsión contra su hijo de veinticuatro años. Viven escondidos y cuando visitan a abogados, hacen la consulta sin decir su dirección ni su teléfono por miedo a ser descubiertos. Estaban en el despacho de un abogado y cuando sonó el teléfono salieron corriendo creyendo que era la policía. Un abogado intentó interceder ante el Subdelegado del Gobierno y éste respondió despectivamente: "aquí no queremos esta gentuza". Al final le cazaron y fue deportado. A la semana siguiente Ivanka se enteró de que su marido estaba conviviendo con otra mujer.

 

» MOISES

es portugués. Cuenta que encontró trabajo de camionero en una empresa fantasma que hace viajes internacionales. La empresa no le pagó. Hoy ya no encuentra trabajo porque los empresarios prefieren contratar conductores que son capaces de aguantar 24 horas seguidas al volante, otra injusticia mas.

 

» ESTELA

es dominicana y ha trabajado en hotelería. Su jefe la obligaba a hacer horas extraordinarias y la pagaba por debajo de lo establecido en el convenio colectivo. Fue con una abogada de una ONG de esas que tienen una oficina para atender a extranjeros. Decepcionada por haber perdido el juicio se lo hizo saber a la abogada y ésta le tiró el expediente a la cara gritándola que a ella nadie le decía como tenía que hacer su trabajo.

 

» EDWING

es ecuatoriano y trabaja en una empresa de construcción. Trabaja a destajo pero la empresa no le paga y cuando lo hace es con un retraso de dos meses. Él y su mujer han trabajado duro en los últimos cuatro años y confiados decidieron comprar una casa para dejar de pagar un alquiler abusivo y poder ser propietarios de su vivienda. El banco les pidió varios avalistas, les impuso un interés superior, les obligó a suscribir varios seguros y les hizo toda la tramitación de escrituras e impuestos. Por equivocación del gestor esta familia pagó en materia de impuestos una cantidad en torno a un 50% superior a la que deberían haber pagado. El banco les prometió que la cuota inicial era alta pero que se mantendría, o incluso bajaría. La subida de tipos de interés les ha subido la cuota mensual y ya no pueden afrontar el pago. El director de la sucursal bancaria, tan amable en un principio, les ha dicho que tiene orden de no permitir demoras en el pago y que si ello ocurre les demandaría y perderían el piso en una subasta. No han tenido más remedio que vender el piso. En la operación han perdido una gran parte del dinero invertido.

 

» IVAN

es un español de cincuenta años. Es ingeniero pero solo ha encontrado trabajo de carpintero. Vive sólo puesto que no ha logrado la reunificación familiar y los suyos siguen en su país. Sufrió un accidente laboral y se ha destrozado las manos. La empresa le engañó. Ya no puede realizar ningún trabajo manual y no cobra ni un centavo.

 

» YORDAN

es un afroamericano que trabajaba para una empresa de construcción. Trabajó en multitud de obras y llegó a estar trabajando cinco meses sin cobrar. A cambio, su jefe le pidió que su mujer trabajara en su casa como empleada doméstica y tuvieron que acceder para poder cobrar algo mas y pagar el alquiler de la vivienda y la comida de los hijos, luego el jefe aprovechandose de las necesidades de estas personas, trato de abusar de la esposa del bulgaro y tuvieron que dejar sus trabajos.

 

» MIHAL

es un búlgaro joven y fuerte. Es un gran especialista en hacer trabajos de construcción. No obstante, ninguna empresa le hace contrato de trabajo y solo se contratan a cambio de que se haga autónomo y corra con todos los gastos fiscales y de Seguridad Social. Un trabajo así le impide tener vacaciones y corre más riesgos que cualquier trabajador ya que está expuesto a la arbitrariedad de las empresas que le contratan. Tiene que poner de su bolsillo el transporte y las herramientas. Le exigen trabajos en plazos imposibles de realizar y no tiene compañeros de trabajo. Está solo. La última empresa no le ha pagado y le ha dejado un agujero económico importante pero los recibos de la Seguridad Social llegan mes a mes. No podrá cobrar el desempleo.

 

» DANIELA

es colombiana. Tiene dos trabajos. Cuida a una anciana por las noches y por el día trabaja en una residencia de ancianos. Vive con la angustia de haber dejado a sus hijos en su país con sus padres. El dinero que gana únicamente le permite malvivir y mantener a su familia. La dueña de la residencia de ancianos maltrata a los ancianos y obliga a Daniela a trabajar los siete días de la semana. A pesar de incumplir toda la normativa referida a residencias de la tercera edad las autoridades hacen la vista gorda. Cuando se descubre el pastel, cierra la residencia y abre otra en la misma ciudad dejando un reguero de deudas. Daniela acabó en la calle y con varios meses impagados. La empresaria tiene la seguridad de que quedará impune puesto que al inicio del contrato exigió que Daniela le firmara varias hojas en blanco que podrá rellenar cuando quiera para justificar cualquier pago.

 

» GABRIELA

es una ecuatoriana muy guapa. Trabajaba en una cafetería y el dueño la usaba para atraer clientes masculinos que consumieran mientras miraban una belleza femenina. Todos los meses el jefe le robaba doscientos euros en su nómina. Cuando se enteró de que tenía novio le prohibió terminantemente que éste apareciera por el establecimiento. Tuvo que abandonar el trabajo con una fuerte crisis de ansiedad.

 

» MOHAMED

es arabe trabajó con un contrato de trabajo ilegal como vigilante nocturno. Sus cuadrantes horarios evidenciaban que realizaba un horario excesivo. Había semanas que trabajaba doce horas diarias seis días a la semana. Su salario solo alcanzaba el Salario Mínimo Interprofesional. Cuando le despidieron sufrió un ataque de nervios puesto que no podía pagar el alquiler de su casa y mantener a sus hijos. Estaba convencido que no podría reclamar nada ya que nadie le creería. Esta angustia no es infundada. Le ha ocurrido en diversas ocasiones. Cuando ha solicitado ayuda, a personas que no pasan necesidad consideran su asunto poco importante.

Tags: empresarios, leyes, negocio, racismo, injusticias, empleos, imigrantes

Publicado por cristnasarcg @ 22:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios